The Poison Tree

Escribir es la única forma de soportar el enorme peso de mi existencia

“All Alone

Wether like it or not, alone will be something you’ll be quite a lot”

Dr. S

Léeme, entra, ponte mi piel de abrigo o disfraz…

  • 6:55

    Solo quiero que esos ojos me miren a mí, me vean.
    La ciudad fría a la que volví
    Dije que no necesitaba tu calor, mis abrigos son más que suficientes para mí
    Pero apareciste con tu fuego como siempre
    Y me sentí bien con el calor viniendo hacia mí de nuevo
    El reloj marca las 6:55 pero todavia lo veo en la 5:55 cuando te veia
    La ciudad es fría y no hay nada más que yo
    Mi habitación es un cementerio desde que soy yo quien viene a regar los cuerpos
    Mi vida cambió
    No me encuentro

  • Joder

    Te pienso y te veo en todas partes
    Te busco en cada esquina, en cada mujer sentada con esa postura desordenada, en cada chica delgada con un poco de peso en su espalda ( y un poco menos en sus piernas)
    Te busco,
    A ti y a tu rostro en Barcelona, en Madrid, en París
    Pero no quiero verte
    No quiero que estés conmigo, no te quiero de vuelta
    Pero te busco entre la gente y es tu culpa
    Por esa costumbre tan hija de puta de dejar,
    De dejarme
    Palabras y riñas al aire,
    Huyendo,
    Como si fuera la única opción.
    No te quiero conmigo, joder
    Pero verte, seguro calmaría este incendio que dejaste a tu paso cuando corriste en dirección opuesta a mí,
    A nuestras ruinas,
    A la despedida
    A nosotras

  • Mi chica prestada

    No sabía cómo llamarte cuando la gente me pregunta por ti. Y me di cuenta de que es la única forma de la que alguna vez podré nombrarte; amor, cariño, vida, pero cada uno de estos pronombres eran prestados. Hoy me di cuenta de que a pesar de que seas todo lo que quiero y  al parecer yo también lo sea para ti, la vida, el universo, qué se yo, deciden que lo será solo por momentos. Momentos que no duran lo suficiente y no podrán perpetuarse. Y aunque el para siempre no es lo que me haya traído hacia a ti, definitivamente será lo que nos aleje. Me llenan todos los momentos que vivimos, pero cariño, otra vez te vas con el viento de un nuevo mes. Ha expirado de nuevo el boleto que reserve para las dos, no queda más que pagar con tiempo la cuenta hasta poder renovar(te) y que me prestes tus besos por un momento más. 

  • Sigo siendo yo

    Unos días después de año nuevo, he caído en cuenta de que sigo siendo yo. En mi cabeza aun tengo espacio para la nostalgia eterna, aun están las mil dudas sobre porqué existo que me acompañan desde que tengo memoria, aun tengo esos dos amores que me atormentan; el del pasado, al cual amé con todas mis fuerzas y pensé que se quedaría para siempre -nunca lo hacen-, y el del presente, aquel que aun no es amor pero empieza a tomar esa forma que deja vislumbrar su futuro. Pero también dejo de ser yo, el pensar que el futuro me espera con las alas abiertas se ha vuelto una costumbre estos días. Me sorprendo pensando que era suficiente y que simplemente las circunstancias no han sido las mejores pero lo serán. El que todas las personas llevamos unas penas que no necesariamente pesan sino que marcan el tipo de vuelo que emprendemos. Que los días pasan y  no nos hacemos más viejos sino más jóvenes. Que el tiempo es una parábola. Que el amor será algo pasajero para hacernos compañía y que el para siempre no lo es todo. Que amar es el más noble y sabio de los sentimientos y así mismo la tristeza que nos produce cuando ese amor se va. Sigo siendo yo, pero a poco a poco me parezco más a ella, a la verdadera yo que se oculta tras los años por venir, me parezco más a mí. 

  • Tres días

    Llevo 2 semanas conociéndote. 3 días viéndote; solo un par de horas escuchándote y te juro que ya no me aguanto este deseo que me recorre el pecho. Sé que es pronto, sé que aún tengo las huellas y marcas de mi anterior amor, lo sé. Pero te siento en cada minuto que no estas, hiciste conmigo algo que no esperaba, aún no sé bien de que se trata, solo sé que se siente bien, se siente paz, se siente emocionante y, lleva tu nombre y tu voz en todas partes.

  • Hogar

    Me siento como una extraña en los mismos muros que alguna vez me vieron crecer.
    Llegué a una casa que se parece a la que crecí, aún conserva esa nostalgia y oscuridad de siempre pero ya no es más mi hogar. Aquí no tengo nada, no tengo lugar; dónde recostarme, dónde leer, dónde pensar, dónde estar que sea propiamente mío.
    No soporto estar acá, siento el aire pesado entrar a mis pulmones, recuerdo porqué sentía que no pertenecía a ningún lugar; no pertenecía aquí. Nunca lo hice. Recuerdo porqué estaba tan triste, pues tiene la forma perfecta para que te hundas hasta ya no verte.
    No quiero estar aquí, me repetía, me repito y me repetiré, no pertenezco aquí. Aquí donde yo no soy.

  • Ya no te leo

    Y supe que te habías ido; porque ya no te leía en mi poesía.
    No era tu rostro, tus manos, tu risa en lo que pensaba cuando surcaba aquellos versos que tanto me gusta
    Supe que te habías ido cuando me encontré a mí misma tratando de pensarte al leer una pieza
    Me descubrí viendo a otra cara, a otras manos, a otros ojos mientras intentaba leerte, me descubrí pensando en alguien más cuando te leía
    Sentenciarte sin verte es tan fácil, que quisiera que pagaras tu condena al lado mío, para verme olvidarte hasta en mis versos.

  • Déjame

    Déjame refugiarme en tus ojos, en tu risa, en tus pecas
    Déjame esconderme en tus destellos
    Déjame reconstruirme con tu aroma
    Déjame entrar aunque yo me esté cayendo
    Déjame, pero por sobre todo
    No me dejes

Momentum

Cómo cuando te besaba y de pronto, apareció el mesero del lugar, saltaste y soltaste la risa, y yo solté mi corazón, así del susto.

La tristeza te pega. Hoy me he quedado mirándote y he notado facciones que solo te dan la nostalgia, la tristeza te pega cuando es mi rostro el que se refleja en tus ojos.

Traje a mi gato a la cuna de mi dolor. Creo que lo he dejado de muerte, maté la parte de él que me ayudaba a soportar quien soy.


Rovine

Llegué y verte fue estar en un vértigo constante, lleno de nostalgia y tristeza que en el fondo trae paz. Hablamos toda la noche, intentamos dormir, vaya que lo intentamos. Mientras te explicaba con la calma que se le explica a un niño porqué no puede cruzar la calle solo aún, te explique y te lleve por el cementerio de ruinas en que nos convertimos. Acaricie todas tus aristas, tus bordes rotos, tu rostro, tus ojos. Bese cada herida que encontré a mi paso y te lleve por mi sendero favorito. Mi cementerio estaba lleno de tus esculturas, y créeme que contemple y memorice cada una de ellas. Algunas demasiado viejas pero aun hermosas, otras siendo más trozos que otra cosa, las acaricie. Me hice un tour increíble por nuestras penas, amor. Tus lagrimas le dieron el ritmo y mi voz la melodía que necesitaba, era exquisito, casi me traslade a roma anoche. Al final, los trozos fueron demasiado puntiagudos y te encontré hiriendote con ellos, cayendo en algunos huecos que tu misma habías hecho tiempo atrás. “Verte llover me duele más que este mar en el que me he convertido” te cargué y te abrace, cerraste los ojos contra mi cuello y te acunaste ahí, en silencio, agotada de semejante caminata. Yo continue el camino contigo en brazos y agarrada a mí como si fuera lo único que te sostiene de la tierra, salí del cementerio y me acosté junto a ti en un rincón, aun observándolo desde lejos y prometiéndote que pronto lo terminaríamos. Amarte se convirtió en un lugar atiborrado de arte, frio y con un poco de naturaleza de suelo, para soportar el peso de las dos, al que acudo cuando me pierdo en mí o en ti. 

Me Quedo

Te dije adiós y me quedé
Me quedé pensándote, hablándote, mirándote
Me quedé perpleja, nostalgica, sola
Me quedé recordando, escribiendo, olvidando
Me quedé conmigo y entendí,
Que aunque fui yo quién te echó,
Yo me quedé.

Y dolió, aún hay noches, dónde mis pensamientos aullan a tu ausencia
Pero el dolor se va, y me quedo
Me quedo yo con lo mejor y peor de mí para verme
Y por primera vez, verme sin ti
Y me quedé
Enamorada de quién era,
Cuando tú
Ya no estabas.

Te escribe, Amor

Te pienso y te escribo
Aún lo hago
Me consuela saber que empiezas cada vez a estar más en mis letras y menos en mis pensamientos,
Mis palabras se han llenado de ti, mi amor
Pero a mi corazón se le acaba esa parte de mí que te sostenía con tanta avaricia
Te saca en cada palabra y disfruta cada momento en que lo hace
Te conviertes en vocales, amor
Y yo cada vez me parezco más a un poema

Me pesas

Acá en el pecho en dónde te quedaste a vivir
Acá en el pecho que te lloró y te amó acá,
En mí.

Tan dentro, que respirar y leerte me resulta imposible
Encontrar un poco de aire en mis suspiros resulta imposible,
Imposible encontrar el aire, ahora que no eres tú quien lo impulsa hacia mi pecho en cada beso
Pero es el frío,
No me deja y se apodera de mí
Ahora que no ardes tú

Me pesas hasta en las tripas amor,
Dueles.
Y eso también es un poema, lo que me dueles. Acá dentro, solo es vacío donde solía estar lleno de flores. No hay nada, ni sangre. Y lo que más me duele es que ya no te quiero de vuelta, ya no te quiero acá aunque mi pecho te grite. Para mí llueves todos los días amor pero espero que pronto florezcas, verte llover me duele más que el mar en el que me he convertido

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora